Lea Honduras

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

28 octubre, 2014 - 12:50 am

En los años treinta del siglo pasado todavía las calles de Tegucigalpa se conocían por los nombres con las que se identificaban en la época colonial, calle del Vía Crucis, Calle de la Amargura, calle de los Naranjos y la calle de la Ronda.

1. Don Donato Díaz Medina Alcalde de Tegucigalpa en 1935 cuando se le dieron nombres a las cuatro principales calles de Tegucigalpa.

Cuatro largas y estrechas calles de oriente a poniente cruzadas por cortos callejones de norte a sur desde La Ronda hasta el Barrio Abajo, es decir, una típica distribución vial en un poblado minero que no estaba trazado en forma ordenada.

En la Alcaldía del PM don Donato Díaz Medina en 1935 (FOTO 1) se resolvió darles nombres a las principales calles de Tegucigalpa y a la de la Ronda se le bautizó como Máximo Jerez, en honor al ilustre jurisconsulto nicaragüense que en su juventud fue uno de los grandes seguidores de Morazán y de la causa unionista de Centro América.

La Calle de la Amargura se le dio el nombre de Miguel Paz Barahona en honor al demócrata exmandatario santabarbarense, la de Los Naranjos se le dedicó a don Miguel Cervantes y Saavedra y la calle del Vía Crucis se bautizó como avenida Cristóbal Colón.

Hoy traeremos recuerdos de esa calle que parte desde la intersección con la avenida Gutemberg en el Guanacaste hasta llegar al templo de El Calvario en el Barrio Abajo.

Iniciamos el recorrido en el extremo oriental para recordar negocios, centros, escuelas y moradores a lo largo de la Colón, como la Asociación China, la casa de la familia del abogado Modesto Bonilla, una cantina famosa “Silver River”, la casa de la familia Cáceres Bendaña, la del profesor Rafael Valle (FOTO 2), la casa del abogado Rubén Álvarez Canales, la de doña Guadalupe de Hartling, la casa de los Zelaya Galindo, el bazar Alba Rosa ,donde vivía el poeta Matías Fúnez, la Casa de Salud El Carmen, la casa del Dr. Arístìdes Girón, la esquina del edificio donde estuvo la H.R.N hasta 1951 (FOTO 3), la casa y clínica del Dr. Napoleón Bográn, la esquina donde vivió el general Inocente Triminio, la casa de don Lulo Aguilar, la casa y clínica del Dr. Ramón Pereira, la casa de pupilaje de doña Pupa Valle, la recordada Escuela de Varones Francisco Morazán, la pulpería de las hermanas Paulita y Tonita Díaz y la Escuela de Niñas José Trinidad Reyes

2. La Casa del Profesor Rafael Valle así se conserva en la Avenida Colón.

El cuartel San Francisco sede de la Comandancia de Armas de Tegucigalpa, el Parque Valle, la casa donde el Dr. Juan José Molina tuvo su laboratorio, la casa de esquina donde se fundó la Escuela Americana, la Casa Santa Teresita, le hermosa casa de la familia Fiallos, donde se fundó el banco BAMER, el edificio de dos plantas donde funcionó la Embajada de los Estados Unidos de América y que años después ocupó Radio América.

La casa de esquina de la familia Suárez Inestroza, el Chico Club, la casa de la familia Mejía donde operó el Banco de La Propiedad, la Sala de belleza Argentina (FOTO 4), los billares de Valboni, la Cueva del Club de Leones de Tegucigalpa, la casa del abogado Carlos Zelaya, la esquina donde hoy está Tito Aguacate, la casa de don Carlos Laínez, el edificio donde se editaba el diario “El Día”, la Librería Molino, la compañía desSeguros “El Ahorro Hondureño” (FOTO 5), el Museo Nacional, la casa de la familia Fortín Lárdizabal, la esquina de la sucursal del Banco Atlántida, la tienda de las Córdova, el Banco del Comercio, la Casa Blanca de Teodoro Dacaret, la compañía distribuidora de Luis “Chito” Kaffie, el Duncan Mayan Restaurant, el cine Variedades, la esquina del almacén de don Salvador Shacher (FOTO 6) lugar donde se vendían los famosos sándwiches de basura.

3. El inmueble en el centro de la ciudad donde operó el Chico Club.

La Casa Morazán, la tienda Canal Street, la tienda de los hermanos Zarruck, el Pequeño Despacho de Pedro Mena, el almacén de doña María Mourra, la tienda de don Juan Elías Flefil y años después el Almacén Acapulco, la Escuela Álvaro Contreras, donde en los años cincuenta se construyó el edificio del Banco La Capitalizadora Hondureña, S.A, el hotel Marichal (FOTO 7), las oficinas principales de la SAHSA y de la PANAM, la casa del coronel José Pérez, el Palacio de Comunicaciones, la otra entrada de la Farmacia San Rafael, la tienda Rivoli, el restaurante La Pagoda de Oro, la casa y clínica dental del Dr. Henry D. Guilbert, el edificio donde se fundó el Canal 5, el Palacio de Los Ministerios, la agencia aduanera Zelaya, la cantina El Sansíbar, otra de las famosas cantinas de la capital “Las Camelias” (FOTO 8), el parque Herrera, la casa de Melchor Haddad y el templo de El Calvario extremo poniente de la avenida.

Es posible que en este ejercicio mental se nos hayan quedado algunas personas, negocios o centros que funcionaron hace más de sesenta años a lo largo de la avenida Colón, pero hemos hecho el esfuerzo para que quienes vivieron en ésas épocas echen al vuelo sus recuerdos de esa importante vía capitalina.

Hasta la próxima semana.

Fuente: http://www.latribuna.hn/2014/10/28/avenida-colon/