Lea Honduras

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

11 enero, 2015 - 10:53 am

Sectores productivos de la zona esperan que los procesos de cambio se vean en el transcurso del año

La producción de maíz durante el año pasado no llenó las expectativas de los agricultores a consecuencia de la sequía, altos costos de producción y financiamiento.

* 2014 un año crítico para la economía de la zona.
* En el campo hay poca mano de obra joven.
* Agricultores del altiplano ya no siembran maíz, ahora se dedican al cultivo de tomate.

Autor: Luis Alonso Gómez Oyuela
Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

DANLÍ, El Paraíso. Un nuevo año abre las puertas de las oportunidades para los emprendedores y los que con esfuerzo trabajan para sobrevivir con dignidad. El año que finalizó dejó huellas profundas en la sociedad imposibles de borrar; promesas incumplidas del gobierno de turno pero también quedan en los registros de la historia hechos positivos.

Cada nuevo año surgen expectativas, las que deben ser vistas con mentalidad positiva. Siempre abrigamos la esperanza de un año diferente en la economía del país, en el bienestar de la familia y en los procesos de cambio que puedan darse en el curso de los 365 días del año. Muchas cosas dependen de cada uno de los hondureños porque los cambios los hacemos nosotros y si hay alguien que los impulse mucho mejor.

Los agricultores del altiplano de Danlí cambiaron de maíz al cultivo del tomate.

Los agricultores del altiplano de Danlí cambiaron de maíz al cultivo del tomate.

Antes de visualizar las perspectivas del presente año es bueno echarle un vistazo al pasado año, analizar los logros y fracasos en las áreas de la economía de la región, la cultura, la educación y las propuestas de desarrollo provenientes de los sectores productivos.

El año anterior el crecimiento económico de la zona no alcanzó las expectativas. La sequía resultó fatal para la producción. La mayoría de productores de granos básicos registraron pérdidas cuantiosas elevando los índices de pobreza porque la gran mayoría de la población vive y depende de la agricultura de subsistencia y los denominados grandes se vieron obligados a invertir en otros rubros, entre ellos el cultivo de sorgo con excelentes resultados para los pocos que se atrevieron a invertir, en su mayoría ganaderos.

La economía de la zona depende exclusivamente de la producción de granos básicos más por tradición que por beneficios económicos. La agricultura (granos básicos maíz y frijoles) ya no es una de las mejores opciones para los que invierten en el campo por los elevados costos de producción y los bajos rendimientos producto de la irregularidad de las lluvias.

Sectores productivos de la zona esperan que los procesos de cambio se vean en el transcurso del año

La peor crisis la vivieron los productores de café con los estragos que provocó la roya durante la cosecha 2013-2014.

De acuerdo a lo expuesto por el agricultor Patrocinio Mendoza, productor de granos integrado en una cooperativa, señaló que los costos por manzana ascienden a un promedio de 15 a 18 mil lempiras.

El rendimiento oscila entre los 50 y 60 quintales y los precios de garantía por quintal pocas veces supera los 300 lempiras. Para los pequeños y medianos productores no hay crédito porque la mayoría están en situación de riesgo, por lo que muchos se quedaron con las tierras preparadas esperando por un lado las lluvias que llegaron tardías y lo prometido por el gobierno para reactivar el agro nunca llegó.

El valle de Jamastrán permanece inculto en la mayoría de las áreas que durante la década de los 60 hasta el 70 fueron las mejores en producción, hoy son tierras áridas por la falta de lluvias debido a la deforestación de la mayor parte de los bosques otrora productores de agua y las corrientes pluviales que regaban el valle.

Los pocos proyectos de riego solventan en parte la producción de granos básicos pero no representan una garantía de desarrollo sostenible para los agricultores por los elevados costos, razón por la cual muchas de las tierras donde antes se cultivaba maíz ahora son utilizadas para el cultivo de tomate, chile y berenjena en menor escala.

Sectores productivos de la zona esperan que los procesos de cambio se vean en el transcurso del año

Los productores de tomate en su mayoría reciben financiamiento de empresarios salvadoreños.

La mayor parte de estos productores no gozan de financiamiento de la banca estatal o privada porque no ofrecen ninguna otra garantía de pago a no ser la cosecha que para los bancos no representa nada. Los productores de tomate, chile y berenjena y otros productos bajo sistemas de riego en el altiplano de este municipio son financiados por empresarios salvadoreños con tasas de interés más bajas y como garantía la cosecha, según ha trascendido.

Es usual ver camiones salvadoreños en los predios donde se realizan estos cultivos recogiendo la cosecha para trasladarla a El Salvador, donde el producto es industrializado para después venderlo en los mercados nacionales. El productor nacional se queda con las ganas de sacarle mayor provecho a su trabajo porque carece de los medios para montar su propia empresa y aplicar el valor agregado a lo que produce.

Los ganaderos también resienten la crisis del año anterior. El contrabando de ganado proveniente de Nicaragua, afecta la economía de este importante sector. Los costos de producción también son elevados por lo que el hato ganadero se ha deprimido los últimos años.

En relación a la producción de leche, la mayor parte es distribuida entre los productores de lácteos artesanales de la zona. Con relación a la producción de productos lácteos, queso, quesillo y mantequilla la mayor parte proviene del municipio de Patuca en el departamento de Olancho, Trojes y este municipio.

El subempleo es agobiante y de alguna forma hay que subsistir.

El subempleo es agobiante y de alguna forma hay que subsistir.

Todo este producto sale con destino a la República de El Salvador donde es etiquetado como producto salvadoreño y exportado a los mercados de Estados Unidos y Europa. El otro rubro importante para la economía de la zona es la caficultura.

La cosecha de la temporada 2013-2014 experimentó la peor crisis para los productores por la presencia de la roya, que causó estragos en más de un 40% en la mayor parte de las fincas, siendo los más afectados los pequeños que siembran entre una a cinco manzanas que aún no se reponen de las pérdidas, porque renovar las fincas tiene un costo de 30 y 35 mil lempiras por manzana y tres años para comenzar a cosechar dependiendo de la variedad.

Los denominados grandes lograron una leve recuperación con el repunte de precios en el mercado internacional. Este año la recolección del grano es tardía debido a la falta de lluvias el año pasado.

Con relación al empleo, es el principal detonante para la zona. La mano de obra joven en el campo no existe debido a la migración. Las principales fuentes de empleo continúan siendo las empresas de tabaco que hacen un esfuerzo por mantenerse en la zona debido a los altos costos, ya que en Nicaragua la mano de obra es más barata y el gobierno ofrece mayores facilidades a los empresarios de este rubro.

Lamentablemente Honduras después de ocupar un honroso segundo lugar, después de República Dominicana, pasó al tercer lugar en exportaciones al ser desplazada por Nicaragua.

'; var ajaxurl = 'http://www.latribuna.hn/wp-admin/admin-ajax.php'; $.ajax({ type: "POST", url: ajaxurl, data: { action : 'gllrprfssnl_url_to_postid', gllrprfssnl_img_url : img_rel, gllrprfssnl_ajax_nonce_field : '477ed10a9d' }, async : false, success: function( msg ) { single_title += msg; } }); single_title += '

Sectores productivos de la zona esperan que los procesos de cambio se vean en el transcurso del año

Fuente: http://www.latribuna.hn/2015/01/11/sectores-productivos-de-la-zona-esperan-que-los-procesos-de-cambio-se-vean-en-el-transcurso-del-ano/